Productividad tóxica y tecnoestrés: ¿Cómo combatirlos?

General

23 de junio de 2021, Written by 0 comment

La pandemia y las nuevas tecnologías han traído a nuestras vidas términos que años atrás quizá nos habrían parecido ridículos.

Productividad tóxica y tecnoestrés son dos de ellos. ¿Te suenan de algo?

Vivimos conectados las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Y debemos empezar a trabajar técnicas para desconectar.

Pero, vamos por partes.

¿Qué es la productividad tóxica?

Que si las 8 horas laborales (y otras tantas extras), el gimnasio virtual, las formaciones online, los directos de Instagram, las compras compulsivas por Amazon o cómo hacer un bizcocho de chocolate saludable.

El confinamiento ha hecho que seamos máquinas de producir, de rellenar huecos con tareas. Sin descanso.

Y ya no solo con actividades de ocio, sino dentro del mismo entorno laboral.

  • ¿Cuántos días alargaste la jornada para tachar una cosa más de la lista de pendientes?
  • ¿Cuántos días comiste delante del ordenador para así ser ‘más productivo’?
  • ¿Cuántas horas de más has pasado al teléfono o haciendo videollamadas?
  • ¿Cuántos correos has contestado fuera de la jornada laboral?

La autoexigencia, la adicción al trabajo y la falta de desconexión se convierten en productividad tóxica.

Así, podríamos definir productividad tóxica como esa necesidad de ser productivo a todas horas, y a toda costa.

Y… ¿qué es el tecnoestrés?

Si sumas confinamiento más teletrabajo… Llega el tecnoestrés.

El móvil se ha convertido en nuestra oficina portátil: notificaciones de correo electrónico, redes sociales, llamadas, noticias…

Hemos entrado en una espiral de inputs digitales de la que cuesta salir. Y, es que, vivimos enganchados y necesitamos dar una respuesta inmediata a todas las notificaciones que nos asaltan.

Y esto nos provoca estrés y ansiedad. O, como se llama ahora, tecnoestrés.

El tecnoestrés es la necesidad de estar conectado en todo momento.

5 consejos para aprender a desconectar

Si hay un problema, hay una solución. Y ya existen libros, cursos y terapias para ayudarte a sobrellevar el tecnoestrés y desintoxicarte del mundo online. ¡Incluso desconectar de la pantalla se ha convertido en un símbolo de estatus!

Ahora bien, nosotros te proponemos unos consejos más ‘caseros’. ¿Cómo combatir la productividad tóxica y el tecnoestrés?

1. Organiza tu jornada

Ya sea laboral o personal, planifica tu día con objetivos asumibles. Intenta no sobrecargarte con una lista de tareas infinitas que ya sabes, desde el momento en el que la haces, que no vas a cumplir y te va a generar agobio.

2. Respeta la jornada laboral

El trabajo, en la oficina. Olvídate de llevarte trabajo a casa y sobre todo respeta los fines de semana, los puentes y las vacaciones. Si no se quema nada, ¡tienes derecho a no estar disponible!

3. Tómate un respiro

Establece descansos en tu jornada: las pausas del café y las de la comida son muy importantes para despejar la mente. Y lo mismo para los días libres y las vacaciones… Lo creas o no, no vivimos para trabajar.

4. Apaga el móvil

Sí, no nos hemos vuelto locos. De vez en cuando no va mal olvidarse de las notificaciones y aprovechar el tiempo libre. Un consejo: si puedes tener un móvil personal y otro profesional, podrás desconectar del trabajo más fácilmente y delimitar realmente tu jornada laboral.

5. Realiza actividades, en su justa medida

Practica deporte, realiza meditación, cocina, sal en bici, fórmate… haz lo que te apetezca fuera de las horas de trabajo pero con un objetivo en mente: no saturarte. Los hobbies son para disfrutarlos y desconectar de la rutina diaria, no son una obligación más.

Y para acabar, grábate el mantra Cuando todo es urgente, nada es urgente. En el trabajo, todo es para ayer. Pero debes aprender a distinguir lo urgente de lo importante o acabarás enterrado entre correos y listas de trabajo pendiente.


¿Quieres recibir todas las novedades en tu correo?

Déjanos tu contacto a continuación:

¡Compártenos!